El estudio revela que los clientes se sienten cómodos con los elementos de seguridad pero quieren asegurarse de que no interfieren en su experiencia de compra. Tomado de la Revista Point of View –Numero 25 pag. 14